26/4/17

La Pureza y el Arte.

¿Qué sucede con esas ganas de dejar huella de un modo u otro creando una obra artística ?
Ahora bien, el cenit del arte de obrar correctamente, significa, hacer bien sin dejar huella o mejor dicho sin importar dejar huella. Eso de preguntarse ¿qué sucede con esas ganas? es lo mismo que hacer bien y esperar recompensa, como preguntarse ¿dónde queda la pureza de un buen acto olvidado?
Lo que viene a ser, como importancia universal todo acto esta sujeto al ser humano en su intento de comprensión. Entonces algo viene a ser puro, como ese bien antes mentado, cuando no depende de nada, igual que el arte también debiere ser desinteresado aunque en algún momento resulte funcional. Y es en ese desinterés alejado del Ego donde existirá la dignidad de ser admirado y su procedencia influenciada o no, por cantidad de imágenes a la que estamos expuesto con el día a día que será una selección organizada por la intuición, el G.A.D.U  del arte, la inspiración artística, ese es el valor real de no caer en si algo se creó en vano, pues no se piensa, se proyecta y realiza en el espacio sin mayor transcendencia, solo así, puede desligarse del mismo apocalipsis e ir más allá del concepto de tiempo dándole la espalda a lo banal.
Es la única forma que se me ocurre con la que sucede que la propia realidad del nacimiento de la obra artística que fuere, conteste esas cuestiones, entonces, es el medio, el trayecto, esa verdad la respuesta a ¿dónde queda la pureza de un buen acto olvidado? vislumbrando de esta manera, una idea implícita de dicha realidad que responde a las anteriores cuestiones: La pureza en sí, no tiene preguntas sobre sí misma. Al igual que el arte en su estado más puro, es incuestionable.

No hay comentarios: